Actualidad, Gamificación

21 dic, 2018

El poder de la gamificación: beneficios y ventajas.

La palabra gamificación está siendo cada vez más utilizada (por suerte). Algunos ya la han utilizado para desarrollar algunas habilidades o algún aprendizaje, a otros les suena “demasiado” a juego y otros dicen gamificaqué?

En este post veremos a qué se refieren cuando hablan de gamificación, sus utilizaciones y beneficios.

La gamificación se define como la utilización de técnicas y mecánicas de juegos con un objetivo distinto al juego en sí. Es utilizada en ámbitos como la educación pero también en Marketing, Recursos Humanos, liderazgo, etc.

El secreto está en hacer que los alumnos o trabajadores formen parte del juego. Transmitirles las sensaciones de los retos, pistas, niveles y desafíos, para mantenerlos en el círculo mágico. El círculo mágico del juego es un mundo en el que estamos protegidos, donde no somos juzgados y nos sentimos libres y seguros. Es como una envoltura que protege el mundo del juego del mundo real. Hace que nos impliquemos y saca lo mejor de nosotros.

Los beneficios de la gamificación se aprecian desde el primer día: aumento de la motivación y producción, trabajo en equipo y mejora de la comunicación, entre otros.

👉 Fomenta la motivación. Tener elevados niveles de motivación ayuda a mejorar la resolución de problemas, así como a la creación de nuevas ideas creativas que activen la competitividad.

👉Aumenta la productividad con empleados/alumnos motivados y comprometidos. Esta productividad se basa en un sistema de logros, recompensas y metas, que hacen que los estudiantes o trabajadores rindan mejor.

👉Mejora la comunicación. Al ser el protagonista de tu propia historia y crear tus propias obras de arte, se traduce en una comunicación interna más fluida y abierta.

👉 Los juegos establecen reglas, normas y niveles de organización que favorecen el trabajo en equipo. La colaboración de unos trabajadores con otros hará que sus lazos de unión sean más fuertes.

Se crean experiencias de juego, así que esta metodología está pensada para todo tipo de aprendizaje: visual, kinestésico y auditivo.

En definitiva, se favorecen unas situaciones de aprendizaje que permite a los jugadores alcanzar los objetivos propios de la materia de una forma más motivadora y divertida de los que se adquieren con los métodos tradicionales.

Como bien decía el gran maestro Kiyosaki: “Algunas veces se gana y otras se aprende”.